Actualidad Opinión

CON LA IGLESIA HEMOS TOPADO

Por Jacinto Morente Martínez

Ya lo dijo Chaves Nogales: “los dos enemigos natos de la Semana Santa sevillana son el cardenal y el gobernador, el representante de la Iglesia y del Estado”. Y añadía: “sin las hermandades no habría Semana Santa, por más que se empeñase en ello la Iglesia o los gobiernos”. Pues nunca jamás lo habíamos visto tan claro como este 2021, especialmente el interés de la Iglesia, o mejor dicho, de algunos miembros de la jerarquía eclesiástica en menospreciar y ningunear todo lo que huela a cofradías. Y no me refiero a la supresión de las estaciones de penitencia, cuestión que se entiende dada la situación de pandemia en la que nos encontramos, aunque bien que se notó la prisa en comunicarlo, en eso fue el gobierno de la ciudad quien apretó los tiempos.


Pero este artículo va de comentar la actitud vivida por un cofrade, católico, practicante que siente pena por la actitud tan negativa de nuestro pastor y de algunos de sus ministros (también citaré algún caso positivo, que los hubo), y por supuesto de la dejadez así EN GENERAL de todas las hermandades. Los ejemplos que cito los he vivido en primera persona.


A principios de Cuaresma, la jerarquía eclesiástica avisa: se pueden montar pasos, pero no en el presbiterio y en ningún caso los días del Triduo Sacro. Por eso las hermandades han buscado, con más o menos acierto, otro tipo de altares para sus Titulares, con lo fácil que habría sido hacer lo de siempre, montar los pasos. Porque tampoco esos altares, en muchos casos, no se han mantenido mas que en el día de la salida de la cofradía correspondiente. ¿Desde cuándo estorba un paso en una iglesia o capilla? Un crucificado nunca estorba, señores del Arzobispado. Un paso es un altar más. Quiero pensar que lo suyo no es desprecio, sino ignorancia. Por cierto D. Marcelino ¡con lo cofrade que era usted! Se le escucha muy poco últimamente. ¿Por dónde andan ahora sus criterios? ¡Qué pena!

Primer Lunes de Cuaresma. Monseñor Asenjo. Vía Crucis de las Hermandades. Con el trabajo que le costó ir en sus primeros años si no enviaba a su auxiliar. El Cristo de la Corona no se mueve, porque le parece que cuatro personas con mascarilla llevando unas andas contagian algo, pues nada, suprima usted el sentido itinerante que esa práctica piadosa debe tener.


Domingo de Pasión. 11:50 de la mañana. Estas son las palabras de Asenjo justo antes de empezar el pseudo pregón del Domingo de Pasión (fuente: retransmisión de Canal Sur Radio): “…este año con menos aspectos coloridos, folclóricos y costumbristas, y por eso más honda, más profunda, que nos acerque más al Señor…” ¿En serio? ¿Esa es su forma de alentar a su rebaño? ¿Quiere usted decir que al no haber “aspectos coloridos o folclóricos” la Semana Santa es “más profunda”? No salía de mi asombro cuando lo escuchaba. Esas palabras, son más propias de un cura recién salido del seminario (con perdón de los curas recién salidos del seminario) que del arzobispo de Sevilla.


Sábado de Pasión, 11:00 horas. ¿Una exposición en un espacio tan pequeño como Cajasol? No he pasado más agobio en mi vida que en la visita, que no disfruté, de In Nomine Dei, evitando rozarme, esquivando toses, aparte de escuchar al “sabiondo” de turno que me tocó al lado y del que no pude despegarme, en fin… ¿Por qué no se hizo en laCatedral? Ah, ya, no, que Asenjo no quiere. ¿Habéis reparado que el sitio menos visitado este año ha sido la Catedral? Curioso, el lugar donde hay que hacer la estación de penitencia.


Martes Santo. Por la mañana se celebra la Misa Crismal y el arzobispo no visita a las hermandades del día. Por la tarde solo acude al Cerro. ¿Las otras siete no merecen ser visitadas? ¿No tiene tiempo por la tarde? Se le llama interés, pero no lo hay. ¡Qué desaliento me causa este hecho! Que el Señor le guarde a usted muchos años. En Sigüenza .

Claro que posiblemente todo no provenga del pastor, sino alguno de sus más allegados: D. Teodoro y D. Isacio, quienes lo pueden estar (¿mal?) aconsejando. Domingo de Ramos en el Porvenir: siete eucaristías dominicales le parecen pocas al párroco. Incidentes. Protestas. Hasta una misa tuvo que suspender in extremis. Porque claro los hermanos y devotos quieren ver a sus titulares. Es que es Domingo de Ramos en Sevilla ¡A lo mejor es pecado querer verlos y no nos hemos enterado! ¡A lo mejor es malo querer entrar en un templo! Porque no se les olvide, señores párrocos, son las cofradías las que llenan sus templos.


Miércoles Santo, 18:50 horas. Parroquia de San Benito. Abre por fin el templo después de haber anunciado que abriría a las 18:30. A voces, en la calle y dentro del templo, el párroco sale desalentando a que la gente a entrar “porque ya no están los Titulares en veneración”. Claro que no lo estaban, ya se había encargado de obligar a los hermanos a desmontar rapidito. Dentro, parecía cualquier día del año. Semana Santa desde luego no.


Miércoles Santo, 19:30 horas. (Anuncié que citaría un caso mucho más positivo). Parroquia de Santa Cruz. Templo cerrado. Me siento en los escalones de la puerta, más por descansar que por esperanza, cuando para mi asombro D. José Luis abre la puerta, le pido entrar y nos deja a mí y a otro grupo de personas. Nos acompañó, encendió luces y explicó que se estaba montando el Monumento. Allí se afanaban una señoras, tan piadosas como gruñonas por la indeseada (para ellas) visita. Me quito el sombrero con usted, D. José Luis. Así sí. Y así se lo manifesté en primera persona.

Jueves Santo, 19:00 horas. Parroquia de Santa Genoveva. Entro, voy a rezar arrodillándome ante el Monumento, cuando antes de ver mis intenciones, D. Florentino (creo que ese es su nombre) me grita “oiga”, porque pensaba que iba a ver las Imágenes. Luego entró otro grupo, a quienes no permitió el acceso al altar mayor, y de muy malos modos fue apagar el retablo para que no se vieran los Titulares. ¿De verdad esa es la actitud de un sacerdote en el día del Amor Fraterno? ¿Es incompatible adorar al Santísimo y venerar a las Imágenes? Si falta formación no es culpa de los fieles, y menos de los que sí la tenemos. Que a mi edad, me diga “oiga” a voces, delante del Santísimo, mientras me arrodillo… pues eso, juzguen ustedes mismos.


Viernes Santo. 11:30 de la mañana. Parroquia de San Nicolás. Hasta dos colas diferentes tuve que hacer, una para visitar el Monumento, volver a la calle, nueva cola para poder ver a la Candelaria. Sí señor, lo que se dice una organización ejemplar (ironía).


Viernes Santo. Parroquia de San Gonzalo. Un letrero en la puerta lo anuncia: “Se suspenden las visitas al templo hasta el lunes día 5 de abril”. No es la primera vez que D. Carlos J. aparece en los medios por hacer pasar las de Caín a su hermandad y a sus devotos. Dicho de otra manera: “prohibido entrar en la iglesia”, ni altares de cultos, ni columbarios. Juzguen ustedes mismos.


Porque claro, esto no es solo cuestión de curas, tampoco ni el Consejo ni las Hermandades lo han hecho bien. Podrían haber gestionado mejor sus intereses, y haber luchado por conseguir “un espacio abierto”. No en todos los casos, pero sí en algunos hubiera sido posible, por ejemplo, montar la Entrada en Jerusalén en la puerta del Salvador, igual que se monta el altar del Corpus con la Virgen del Voto, y de paso, haces que la gente no se aglomere en espacios cerrados. Total, las colas exteriores no se podían evitar. Pero las de dentro sí.


O Juntas de Gobierno, ¿no hay hermanos para mantener el templo abierto a mediodía haciendo turnos? Por cierto, que el toque de queda era de 23 a 6 horas de la mañana. Eso sí, ningún templo abría antes de las 10. ¿Por qué no a las 6 o las 7 de la mañana? Algunos habríamos ido para evitar colas a mediodía. No, lo que no hay son ganas. O aquello de templos con varias puertas pero se utiliza solo una como entrada y salida (San Ildefonso). La ventilación ya si eso otro día. O los innumerables cortes de las colas para atender visitas protocolarias. Una hora y cuarenta y cinco minutos para entrar en el Cerro el Martes Santo ¿No hay otra forma de organizarlo? Y ya que hablamos de colas y visitas a los templos, y que tanto se exige en obras asistenciales (para eso no protestan, oiga). Se imaginan que para entrar en cada templo cada devoto hubiera llevado un alimento no perecedero. Imaginad ahora lo
contentos que podrían estar los comedores sociales. ¡Ay, hermandades, se os escapan las mejores! Claro, que donde manda patrón…


Y sí, coincido plenamente con mi amigo Basilio García Navarro (de hecho tras leerlo me he animado a escribir este artículo), el Consejo y las Hermandades (ja ja, me da risa solo decirlo) deberían empezar desde hoy mismo a trabajar por tener cofradías en la calle en 2022. Ya está bien la incompetencia. Ya está bien.


Disculpas si ofendo a alguno de los mencionados. Esto lo he vivido en primera persona, y se lo repetiría delante de ellos si los tuviera delante. Seguro que hay miles de casos. No escondo nada. Ah, por cierto, fui a los Oficios, los tres días del Triduo Sacro. Algunos conservamos la fe, aunque nos gusten con locura las “coloridas y folclóricas” cofradías.

Related posts

Nicolás de Alba, elegido nuevo hermano mayor de La Hiniesta

Redacción El Foro Cofrade

Agenda del tercer fin de semana de octubre

Redacción El Foro Cofrade

Las corporaciones sevillanas apuestan por la formación

Redacción El Foro Cofrade

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más