Actualidad Opinión

Todos lo sabíamos…

Por José Manuel Rodríguez Núñez

Qué pocos asumen y ponen en práctica, que nuestro tiempo en determinadas ocasiones terminó; que lo hecho, hecho está y que en su momento ayudamos con nuestro quehacer y nuestro desvelo a erigir Hermandades y que una consecuencia de ello es la Cofradía pero que lo más importante es la Hermandad, todo lo demás nos viene dado por herencia y tradición.

He pensado mucho ponerme delante del ordenador y dar forma y luz a cuantos recuerdos se agolpan en mi mente, sobre determinada Hermandad, sobre determinados hermanos de para mí tan querida Hermandad, sobre una triste realidad sobrevenida que está asombrándonos a propios y extraños en los últimos días, y mi conciencia, mi condición de cofrade sevillano y, sobre todo, la sana intención de volcar verdades desconocidas por muchos, han hecho que las manos comiencen a golpear el teclado, broten recuerdos siempre buenos y se hagan públicos mis pensamientos, mis sanos pensamientos.

Mi querida Hermandad del Divino Perdón del Parque Alcosa, lleva acaparando en la última semana primeras páginas y amplios espacios en noticiarios cofrades, sobre determinados cambios importantes, que se están produciendo en puestos importantísimos a ocupar cuando esta Hermandad cada Sábado de Pasión se convierte en Cofradía.

Y yo no sé si muchos o pocos, como tampoco sé si más comprometidos o menos con dicha institución o si más avezados o menos, pero a nadie que conociera los entresijos de la Hermandad de Penitencia del este de la capital ha podido sorprenderles determinados aspectos de estos cambios, de estas decisiones tomadas por la recientemente elegida Junta de Gobierno de la Corporación.

La misiva que, con todo respeto, me atrevo a escribir con la conciencia tranquila de poder hacerlo con sensatez, responsabilidad y conocimiento de causa, tiene como único fin el de que aquellos en cuyas manos caigan estas torpes palabras y pensamientos expresados en voz alta sepan que el camino recorrido no ha sido fácil ni comprensivo ni esperanzador ni causante de alegría alguna, más bien al contrario, pero sí ha sido un camino de trabajo constante, de no desesperar, de rodear senderos, tender puentes extender manos, tragar orgullo, asumir retos, en definitiva buscar siempre lo mejor, despejar el camino a recorrer, abrir paso a las creencias de un barrio y su naciente hermandad y siempre se hizo con la mayor de las responsabilidades.

No se trata de un cambio de banda ni cambio de un estilo musical, todos sabíamos que se trataba de hacerlo para que nada sonara a…

Agradecer los servios prestados al Sr. Oliva no es suficiente para quien tanto, tantísimo ha dado por las cuadrillas y el gobierno del martillo de la Hermandad: seriedad, responsabilidad, respeto siempre a lo que se le pedía (y aquí nadie me puede contradecir y quienes identifiquen quien firma este artículo, saben muy bien por qué lo digo).

No sé por qué siempre pensé que el relevo llegaría del otro lado del río, ya he comprobado que no me equivocaba.

El resultado electoral tampoco es para tirar cohetes, debería esta Junta de Gobierno pensar el porqué, humildemente creo que esta debacle no se soluciona con decisiones tan tajantes e impopulares.

Pero sobre todo, ante todo y por encima de todo, pregonar, públicamente la labor tremenda, callada, eficiente y sin descanso ni tregua, a cara descubierta y valiente de los dos últimos Hermanos Mayores de la Hermandad, José Luis Rubio y Jorge Oliva, y de forma especial por haberme tocado trabajar codo a codo con él, al primero de ellos.

Inauguración de a calle “Jesús del Divino Perdón”

Solo José Luis y un humilde servidor, sabemos lo que hubo que pasar en determinadas fechas, pero la voluntad y el saber hacer y estar dieron sus frutos:

Primero se encontró un camino sembrado de espinas que alguien se habría encargado de diseminar para hacer bueno el dicho “ni como ni dejo comer”, el NO siempre como respuesta a todo para que pareciese que los nuevos aires sesgaban todo lo anterior, que las ideas que se ponían en marcha solo pretendían romper con todo lo hasta entonces hecho y nunca hubo nada más lejos de la realidad, depero aquello costó sangre, sudor y lágrimas, muchas lágrimas y de muchas personas.

Se topó con la Iglesia como dice el refrán popular y se supo salir airoso.

Se topó con la comunidad donde se residía y se salió airoso y beneficiado.

Se topó con la Autoridad Eclesiástica y con razonamientos y acatamiento se despejó el camino de tal forma que, a día de hoy, la normalidad y el entendimiento es absoluto.

Y todo ello entre otros muchos dió como fruto el paso de palio que nuestra Madre Inmaculada y su barrio reclamaban.

Jorge, con el que apenas coincidí institucionalmente, siempre y sin reservas ha demostrado su inquebrantable lealtad y adhesión al proyecto por todos emprendido a hacer cada día una mejor Hermandad.

No, Señores, no.

La Hermandad del Divino Perdón de Alcosa es mucho más que una banda de música, muchísimo más que un martillo y, por supuesto, nunca ha de ser ni un Cortijo de nadie ni el capricho de nadie, dicho así con valentía, el que quiera que lo tome como ex, el que lo desee como conocedor de los entresijos de la Hermandad, al que se le antoje que lo defina como quiera, aquí solamente ha escrito un cofrade de Sevilla, que pensaba como pensáis muchos que esto podía pasar, y no lo decíais ni lo decís.

Que el Divino Nazareno del Divino Perdón y su Bendita Madre Pura e Inmaculada os ayuden a TODOS, Y SIN EXCEPCIÓN ALGUNA a los que vestís de morado y negro a encontrar el camino que todos ansiamos.

La Hermandad del Divino Perdón, como piensan algunos, de los que hoy pueden hacerlo por formar parte de su Gobierno, no es la flor de un día llamado Sábado de Pasión, la Hermandad de Alcosa es como desde hace años se ha pretendido por todos quienes tuvimos esa responsabilidad: el ramillete de cultos, formación y caridad de los 364 días restantes, para honor de sus hermanas de vísperas y ella misma y para Gloria de todas las Hermandades de Sevilla.

Related posts

La Estrella aplaza la exposición de la dolorosa

Redacción El Foro Cofrade

Estación de penitencia “virtual” y retransmisión de procesiones desde El Consejo de Hermandades

Redacción El Foro Cofrade

La Corona presidirá un Víacrucis histórico

Redacción El Foro Cofrade

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más