Actualidad Opinión

«O NO SERÁ» Y LA RESILIENCIA COMUNITARIA EN LA SEMANA SANTA

Así de contundente se ha mostrado el director de Fiestas Mayores, Carlos García Lara, cuando el periódico de las tres letras ha publicado un posible plan de medidas para la celebración de la Feria 2022. El directivo municipal ha zanjado el asunto con un argumento de peso: «La #feriadeabril será Feria de Abril o no será. Todo lo demás son inventos y cosas alejadas de la realidad». Con esta afirmación, García Lara -hermano de Los Negros, por cierto- no solo deja por los suelos a su colega periodista Eduardo Barba, que firma la noticia, sino que hace gala del cerrismo inmovilista que se ha impuesto entre el barandeo local. Como si fuera una competición sobre a ver quién demuestra un pedigrí más alto en la defensa de las tradiciones sevillanas, García Lara se suma con su comentario a esa ralea de opinadores de barra de bar que han acuñado frases tan ominosas como «Sevilla sabe esperar», «Volveremos» o la afirmación tan autodestructiva de que las cosas deben ser como se han conocido o, mejor, que no sean. Imagino que quienes han afirmado eso alguna vez, no han supuesto que antes de ellos -y probablemente, después- las cosas fueron de otro modo y no tienen pudor en dejar al descubierto la ignorancia que se esconde debajo de ese «como toda la vida».

Un proyecto de investigación estudia la importancia de la resiliencia comunitaria para mantener el bienestar de los andaluces. La celebración de los eventos festivos, los religiosos también, constituyen dinámicas de bienestar para las sociedades aunque haya personas empeñadas en hacernos pensar que las dinámicas de socialización son innecesarias o prescindibles. Generalmente, hay quienes suelen desechar la aparición de nuevos conceptos o expresiones que no conocen o que no entienden. La resiliencia es un término nacido al calor de las ciencias exactas y las ciencias naturales y que comienza a implantarse entre las ciencias sociales. Suele existir una importante y frecuente confusión. La resiliencia no es sinónimo de resistencia sino de adaptación después de una situación crisis.

Lo normal ante una situación de crisis, la primera reacción de cualquier sociedad, es resistir. Agarrarse a un elemento sólido para evitar que la corriente nos arrastre. Sin embargo, las situación de desastre, como un huracán, una riada o una pandemia, pueden provocar una disfunción transitoria, como la actualmente padece la Semana Santa. Es decir, la posibilidad de que podamos regresar a una cierta normalidad aunque sea inviable recuperar con exactitud las rutinas anteriores a la situación de desastre.

Ante esa disfunción transitoria -la imposibilidad de que cuarenta hombres se apiñen debajo de un paso, por ejemplo- las sociedades tienen dos opciones: aplicar mecanismos de resiliencia comunitaria o no hacer nada -o no será-, permitiendo que la vulnerabilidad introducida por el desastre se aquilate y lo que era una disfunción transitoria se convierta en un problema persistente. Si una sociedad dada, después de una situación de crisis, no es capaz de adaptarse al nuevo entorno, de recuperar a sus antiguas rutinas aunque adaptándose a las nuevas condiciones, la vulnerabilidad de esa sociedad se incrementará y comenzarán a producirse fallos en el sistema.

Fuente: Norris et al. (2007).

Pensar en el diseño de nuevos mecanismos para el desarrollo de las procesiones o de la Feria de Abril no debería ser un síntoma de debilidad o de derrota sino, al contrario, de inteligencia ante el nuevo escenario. Que una persona de la relevancia política del director de Fiestas Mayores, nada más y nada menos que el segundo de abordo en una de las delegaciones más importantes de la administración local sevillana, realice una afirmación de ese tipo -«será Feria de Abril o no será […] todo lo demás son inventos»- nos coloca en una posición muy complicada para sobrevivir después del desastre. Detrás de cada una de esas afirmaciones se esconde el reto de si, como sociedad, somos capaces de recuperar nuestro bienestar aplicando los cambios que sean necesarios para adaptarnos a las nuevas circunstancias o si, por el contrario, el inmovilismo nos arrastrará a una situación de vulnerabilidad social tal que las disfunciones provocadas por la Covid-19 pasen de transitorias a persistentes.

Para quienes deseen conocer más sobre resiliencia comunitaria les recomiendo la lectura del paper de Norris et al. (2007) en el siguiente enlace: https://www.researchgate.net/publication/5691020_Community_Resilience_as_a_Metaphor_Theory_Set_of_Capacities_and_Strategy_for_Disaster_Readiness

Related posts

La Borriquita

Redacción El Foro Cofrade

Las Cigarreras organiza una visita guiada a las cubiertas de la Catedral

Redacción El Foro Cofrade

Aprobada la Asociación de Fieles del Cristo de los Desamparados del Santo Ángel

Redacción El Foro Cofrade

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más