Actualidad Opinión

Un clasista se saltó la catequesis del Gran Poder

Por José Vega de los Reyes

En esta extensión del Año Jubilar por el cuarto siglo de vida de las hechuras del Gran Poder, la corporación está dándonos a todos una catequesis que no sólo hacía falta, es que era imperantemente necesaria. Lo era, como digo, para toda la sociedad, pues ricos y pobres, creyentes o no, necesitábamos volver a sentir y ver al Señor en la calle.
Cualquiera que esté ajeno a este mundo me hablaría del fanatismo, tal y como pude leer entre ciertos sectores por redes sociales. Que le pregunten a Yihad Sarasúa por la comunidad musulmana de la ciudad y el número de musulmanes que en estos días se están acercando a ver al Señor en la Parroquia de la Blanca Paloma. Pregúntenle a
las personas mayores del barrio, a jóvenes, a niños… sobre lo que están sintiendo estos días alrededor del Gran Poder. Sí, eso es una catequesis que además quedará en la retina de unas cuantas miles y miles de personas que la hemos podido presenciar.

Tuve el inmenso honor de sentir su presencia en la mañana del sábado pasado en el Santuario del Señor de la Salud, la que fuera su casa hace cuatro siglos. Me había situado en una de las naves del templo, entre las sillas que la Hermandad había dispuesto para los hermanos. Allí pude contemplar cómo se iba acercando en los ojos del público que, desde la Plaza de los Gitanos enmudecía incluso hasta el aire. Allí se presentó. Humildad frente a humildad. Divinidad frente a divinidad. Sevilla frente a Sevilla. Nazareno frente a Nazareno. Arriba, la Madre. Tras varios minutos de mente en blanco, pude ver cómo mis hermanos se arrodillaban frente al Señor del Gran Poder. Y tras unos minutos más, Dios en gubia de Dios se fue camino hacia una Misión que va más allá, si me lo permiten, del propio concepto Iglesia. Iba camino de la realidad tangible y visible de las cosas. Me fui tras él, no lo pude remediar.

Aún al día siguiente continuaba reproduciendo en mi mente la catequesis de realidad que nos había dado el Señor, sin olvidar por supuesto, el esfuerzo titánico que están haciendo los hombres y mujeres de su Hermandad que, en su nombre, están completando una acción social que moviliza a toda una ciudad. Embriagado de tanto como había vivido y en la búsqueda del afianzamiento de ese sentimiento, decidí coger el teléfono móvil. Me encontré en primer lugar, con la fotografía de Ignacio Fernández. La fotografía ya famosa, de la nube sobre el Señor del Gran Poder, al ampliarla y darle la vuelta, me recordó al Cristo del Cachorro, y luego a Manuel Molina. No sé si fue fruto de lo que había vivido el día anterior, pero fue verdaderamente espectacular. Pareciera un dibujo en el cielo de San Lorenzo, pero comenzó a hacerse un poco gris, no el cielo de la foto, que brillaba incluso, sino mi travesía por Internet. Una parte de la comunidad tuitera comenzó a dudar de la veracidad de la fotografía, afeando y mucho el momento.

No solté el teléfono y, finalmente me topé con el artículo “Del Cisquero al Moreno”, que decía textualmente: “El Gran Poder paró en el santuario de Los Gitanos a pedirle consejo al Señor que más sabe de pobreza”. Al principio, para qué mentir, me enfureció, pues como comprenderán, a estas alturas creo contar con la suficiente capacidad crítica como para ser consciente de que esa exageración era hasta insultante. Luego, con el paso de los días, me he dado cuenta que realmente se ha saltado a la torera la catequesis del Gran Poder. El Señor de Los Gitanos, en todo caso, es el Señor que más prejuicios soporta al representar iconográficamente al Pueblo Gitano y, por ello, sobre sus hombros han recaído a la hora de referirse a él conceptos alusivos al toque, el baile, el cante e incluso hasta del toreo. Cuando no, aparecen de buenas a primeras alguna que otra palabra mal conjugada en un intento de ¿kaló? (que lo de calé está mal dicho, por cierto). Después de leer me percaté de quién lo firmaba. Me lo imaginaba. Era el mismo que en marzo de 2020 escribía en el mismo medio aquello de “Aislar las tres mil”, en cuyos adentros decía: “Todo el esfuerzo que dediquemos a integrar al sector más degradado de estos suburbios es inútil. Despilfarro. (…) Estas personas están marginadas por su propia voluntad, no por nuestra soberbia. Cuando nos acercamos a tenderles la mano, nos la muerden. Cuando intentamos razonar con ellos, nos agreden. Cuando invertimos dinero público en sus calles, las destrozan (…) En zonas muy concretas de las Tres Mil o Los Pajaritos existe un submundo insoportable que, en estos días de crisis y miedo para todos, no ha tenido ninguna solidaridad con los demás. Luego, cuando todo vuelva a la normalidad, nos reclamarán ayuda y nos acusarán de tenerlos abandonados. No caigamos en la trampa del buenismo otra vez. O nos aislamos de ellos, o nos contaminarán con su miseria”. Luego entonces, ¿la Misión del Gran Poder es buenismo y despilfarro y en base a ello, tuvo que ir a pedirle consejo al Señor que más sabe de pobreza?

Fue el mismo, de hecho, quien días antes hablaba de la escasa importancia que tenía el hecho de que el Señor fuera con túnica bordada o lisa. Puso de “capillitas friquis” a quien, con conocimiento de causa, establecía la idoneidad de ir revestido de majestad, repartiendo carnets de cofrade superior. De clase y de raza la pluma del escritor, que se saltó la catequesis que la Hermandad del Gran Poder está realizando. Y si me apuran, hasta hizo una bola de papel con ella y luego, la tiró al suelo. Cuando es menester, traje, corbata, y pregones por doquier. Desde el corazón, sin ojana, desclasado porque “todos somos iguales” ante los ojos del Señor y a cañonazos de prejuicios. Hace falta más catequesis. O que salga el Señor unas cuantas de veces más por estos barrios, que es prácticamente lo mismo.

Related posts

La Hermandad de Las Cigarreras aplaza la exposición del Señor de Columna y Azotes

Redacción El Foro Cofrade

El conjunto escultórico de las Tres Marías de La Lanzada acompañará al Cristo de los Desamparados durante sus cultos

Redacción El Foro Cofrade

XI estación: Jesús promete su reino al buen ladrón

Redacción El Foro Cofrade

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más